martes, 13 de junio de 2017

Atila no murió en el campo de batalla


Publicado originariamente el 28 de mayo de 2012.

Resulta paradójico que Atila, el rey de los Hunos que tantos campos de batalla pisó (1), no muriera precisamente en el combate sino en su propia cama y la noche de bodas.

Atila ha pasado a la historia de occidente como un bárbaro sin escrúpulos, el "Azote de Dios", un rey despiadado y cruel. Sus guerras tenían fama de sangrientas y donde pisaba su caballo "no volvía a crecer la hierba"; sin embargo todo parece fruto de una leyenda negra sobre su persona. No es la primera vez que los romanos cargan las tintas sobre los enemigos de Roma, como ya hicieron en su día sobre Aníbal y los cartagineses.

El historiador bizantino Prisco (*) nos habla de él y resalta con frecuencia su cultura y su sensibilidad. De sus relatos se deduce que Atila hablaba perfectamente el latín, y además sabía escribirlo; por añadidura también dominaba el griego. Se trataba de un hombre de gran cultura teniendo en cuenta su época.

Aunque probablemente no se tratase de un santo varón, la fama de hombre sanguinario y cruel no se corresponde con algunos hechos históricos, pues no es comportamiento de un bárbaro despiadado el detenerse y no invadir Roma cuando un séquito encabezado por el Papa León I le rogó que no lo hiciera.

Sobre su muerte se han ofrecido diversas interpretaciones. Todas coinciden en que murió en su lecho tras la noche de bodas. Unos apuntan a que murió por causas naturales, otros afirman que murió envenenado por su propia esposa Ildico. Parece ser que durante el banquete comió y bebió más de la cuenta y que luego se fue a la cama y quedó dormido boca arriba. Tuvo una fuerte hemorragia nasal y se ahogó con su propia sangre. Un rey, victorioso en mil batallas, fue vencido por su propia sangre víctima de una letal borrachera.
_______________________
(*) Prisco de Panio, historiador del Imperio Romano de Oriente del siglo V. Conoció a Atila personalmente. Lo describe como un individuo robusto pero de talla pequeña, chato de nariz y de cabeza grande. De vida un tanto austera, no fue tan cruel como se le pinta normalmente. 
(1)El 20 de junio del año 451 d.C, tuvo lugar la Batalla de los Campos Cataláunicos que supuso una gran victoria de Atila frente a los romanos.

60 comentarios:

  1. A los 13 años, Atila fue rehén de Roma, por lo que estaba bastate romanizado y no era tan bárbaro como lo pintan. De hecho, su antiguo amigo de esos tiempos Flavio Aecio fue despues su admirado y encarnizado rival.

    Está claro que Atila era un gran guerrero y estratega y que puso en graves aprietos a un imperio romano con las horas contadas.
    De hecho, sus primos, los xoing nu estaban hostigando con bastante éxito al temporalmente débil imperio chino.

    Frases atribuidas a Atila (creo que son de un libro sobre liderazgo):
    http://www.elartedelaestrategia.com/atila.html

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Carolus: eso creo yo, que se exageró un poco. Sin duda era un hombre inteligente.
    Visitaré tu enlace.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. La historia, Cayetano, siempre es una versión de los hechos, versión que queda desfigurada al ser contada por el enemigo o exagerada si la cuentan los correligionarios. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. No sé qué opinaría de él su hermano, ya que parece que lo hizo asesinar para no compartir el trono con él.
    Lo que está claro es que a su esposa tampoco debía de caerle muy bien, ya que se sospecha que fue ella misma quien pudo haber asesinado a Atila.
    Ahora que culto era, eso sí, y un fuera de serie también.

    Feliz día, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  5. Francisco: como la situación actual. Depende de si la comenta El Mundo, La Razón o El País. Cambia mucho. Y es la misma.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  6. Ciertamente, madame. En aquellos tiempos había pocos escrúpulos hacia los de la misma familia. El poder es muy goloso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. las batallas amorosas pueden ser mortales al parecer.
    Y eso que en aquella epoca no se conocian las pastillitas azules

    ResponderEliminar
  8. Sobre los grandes personajes de la historia siempre se exagera un poco los hechos de su vida; es posible que no fuers tan bárbaro y que estuviese más civilizado de lo que se piensa, pero que poco glamour tuvo su muerte, así de una hemorragio o de un atracón. A mí me queda más bonito que fuese envenenado, da más aura a su leyenda. Buena semana, Cayetano.

    ResponderEliminar
  9. Nando: más que el ardor sexual pudo ser el veneno o el exceso en la bebida lo que acabó con él. ¡Quién sabe!
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Paco: posiblemente la hemorragia le sobrevino por el veneno y se ahogó. O estaba tan borracho que no pudo despertarse.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Como Almanzor, no conoció la derrota y sólo una ¿enfermedad? pudo con él.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Javier: tal vez le derrotó una mujer y en la cama. Un final poco glorioso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Había leído que murió en la cama en brazos de su mujer, por la fogosidad del encuentro, vamos. Aunque ahora me va cuadrando más la historia del veneno y la hemorragia nasal que le provocó. ¿Moriría de la hemorragia, ahogado, o por el efecto del veneno? Sólo un forense de la época podría habernos dado la respuesta (con los avances científicos de ahora, claro).
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. A mi me gusta el personaje. He leído varias referencias al respecto y si en todas coincide que era educado y culto. Eso no descarta que le gustara la gula y que fuese en algún momento despiadado con el enemigo.

    Morir ahogado debe ser una terrible experiencia, al igual que quemado.

    Saludos Cayetano

    ResponderEliminar
  15. ¡Vaya con Atila! Que forma tan tonta de morir.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Todos sabemos que las mujeres siempre cambian la historia, todo hombre casado lo sabe ;-)) y muchas veces este cambio es para bien.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Algo de mito, desde luego, debió haber, igual que sobre la potente pisada de su caballo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  18. Poco que añadir y mucho que aprender, de todos modos pienso que no me extraña nada, nada, cuanto de mas poder se dispone más peligros se corren y en la antiguedad, las muertes por envenenamiento eran de lo más socorridas. Bsss.

    ResponderEliminar
  19. Tras enterrarlo en un lugar secreto y siguiendo una costumbre de la época entre los pueblos del Norte, los soldados que habían buscado un lugar secreto para el entierro aceptaron gustosas suicidarse y así no desvelar jamás la ubicación de la tumba. Hoy en día aún sigue siendo un misterio donde está enterrado Atila.

    ResponderEliminar
  20. Carmen: pues como no había forenses ni autopsias, solo nos queda especular. Así queda abierto el asunto a la imaginación de cada cuál.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  21. Manuel: y con la propia sangre además, algo terrible. Me imagino que habrás oído que algunos borrachines se ahogan con sus vómitos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  22. Dissortat: pues sí, después de haberse expuesto a la muerte tantas veces, morir así es un poco tonto.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  23. Senovilla: que se lo digan al difunto. Jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  24. DLT: creo que el animal en cuestión se llamaba Othar, un soberbio ejemplar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  25. Emejota: y además siempre había coartadas a mano.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  26. Dapazzi: mejor no saberlo, no sea que nos "suiciden" también.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  27. No quiero pecar de sabihondo ni de enterado pero ya había leído sobre Atila y sabía que había muerto de muerte natural y desde luego los romanos exageraban sobre la crueldad de sus enemigos, pero solo hace falta leer sobre ellos y eran exactamente igual, pero la historia la escriben los vencedores. He leído historia y novela histórica y en las guerras cometían las mismas atrocidades que los demás.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  28. Valverde de Lucerna: en efecto, no pueden tachar de sanguinarios a otros quienes se han prodigado en crueles excesos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  29. Se ve que en Roma hicieron recortes en prevención sanitaria y el pobretico se fue p'alante.

    ResponderEliminar
  30. ¿He dicho en Roma? Perdón, quería decir en el imperio de los hunos. Que lapsus más bárbaro.

    ResponderEliminar
  31. La Fuensanta y el Antón: eso debió ser, porque si no no se explica que uno se muera por una simple hemorragia nasal. Un tema de narices.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  32. Ahora ya sabemos por qué hay tantos que no se casan. No quieren correr peligros.
    Salud
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jejeje. Seguro que es por eso. Sobre todo si tienes dinero.
      Un saludo, Francesc.

      Eliminar
  33. jajajajaja...la leche con CORNADó....esta si que es buena ¡¡¡ No me lo esperaba ¡¡
    jajajaja
    Salut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí,jejeje. Este Cornadó ha dado donde duele. Hay que desconfiar de algunos enlaces si hay dinero por medio o gran diferencia de edad. Por ejemplo Melania y Trump, Cela y Marina Castaño.
      Un saludo, Miquel.

      Eliminar
    2. Amigos, esta claro que hay enlaces envenenados, yo desconfío de muchos "enlaces", de hecho desconfío hasta de las sombras.
      Abrazos

      Eliminar
  34. Me encanta que reinvindiques la figura de Attila, con tanta leyenda negra a su alrededor. El respetó Roma y eso le valió la derrota; de hacer seguido, Roma hubiera caído, sin más, que defensas no tenía y la Historia de Occidente sin Impero Romano, hubiera sido completamente distinta.

    ¿Por qué querría la novia recién casada envenenarlo? A menos de que Idilco se casara para acercarse a él y vengar una afrenta. Quien sabe, nunca lo sabremos. Tenía otras mujeres también ¿y si fue Kreka, por ejemplo, por celos? ¿O algún traidor de su entorno?, que se yo hipótesis pueden ser muchas, pudo también haber sido por causas naturales al beber mucho y que se hubieran dilatado las venas del esófago, ahogándose, como bien dices.

    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hubo autopsia, así que todo son conjeturas.
      Un abrazo, Myriam.

      Eliminar
  35. Coincido en que no debió ser realmente la "bestia parda" de dibujaron los historiadores romanos.

    Es curioso que los caudillos militares que pusieron a Roma en aprietos en toda su historia, hayan convivido antes con la milicia romana.

    Arminio, o Hermann, fue oficial en el ejército romano antes de regresar a Germania y convertirse en el hombre que masacró a tres legiones en los bosques de Teotoburgo.

    Alarico había sido aliado con sus hombre de las legiones, y acabó saqueando y derrumbando a Roma.

    Y creo que todos aprovecharon sus conocimientos de la táctica de guerra romana para vencer.

    ¿ Bárbaros ?. No tanto. Y bastante inteligentes

    Al menos Atila se fué hacia el otro lado saciado en todos los aspectos. Es lo que tiene pasarse con la cena.

    Quizás si hubiese cambiado el orden de los placeres aquella noche, no le habría dado un jamacuco.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la actualidad pasó algo parecido con Bin Laden o Sadam Hussein, aliados buenos en su día, enemigos a exterminar después.
      Una abrazo, Rodericus.

      Eliminar
  36. Posiblemente en la bebida le pusieron algún veneno ¡a saber! lo suyo hubiese sido morir en el campo de batalla, la "historia es una incógnita!. Buena entrada Cayetano.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre todo porque es muy difícil probar si fue envenenado al no contar en aquellos tiempos con los medios apropiados.
      Un abrazo, Conchi.

      Eliminar
  37. Sea por un envenenamiento,una hemorragia nasal o un coma etílico lo cierto es que con él desapareció el poder de los hunos.
    Un abrazo Cayetano

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probable conspiración. Quién sabe.
      Un abrazo, Ambar.

      Eliminar
  38. No deja de ser una muerte muy literaria. Besazos, querido amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. No parece la destinada a un "bárbaro" refinado.
      Un abrazo, Isabel.

      Eliminar
  39. Qué diran de nosotros en el futuro lejanísimo?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dirán que nos cargamos el planeta. Que éramos los auténticos "bárbaros". No habrá perdón.
      Saludos, Emejota.

      Eliminar
  40. Pues ya ves...El "azote de Dios", murió azotado por su propia sangre. Ya te comenté antes que debe ser terrible morir ahogado (sea el líquido que sea) o quemado...
    NO tuve problemas con los erizo :D , si con las avispas :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya. Son unas puñeteras las avispas; aunque si no te da reacción alérgica solo es el dolor del pinchazo.
      Saludos, Manuel.

      Eliminar
  41. La historia siempre la escriben los ganadores y en este caso Roma hizo de este personaje su particular leyenda de arrasador de civilizaciones sin escrúpulos. Si nos ponemos a pensar friamente en la guerra la crueldad es similar en los dos bandos y los romanos no eran precisamente hermanitas de la caridad.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al igual que Aníbal, otro enemigo de Roma al que había que vapulear.
      Un saludo, Carmen.

      Eliminar
  42. Cada vez que me topo con un pueblo de la amalgama euroasiática y quiero saber más, me encuentro con nómadas que alternaban el pastoreo de sus rebaños con la guerra. Pero los romanos eran los reyes poniendo etiquetas de bárbaros a sus enemigos, así que un buen baremo para conocer como era la cultura de esos grupos es el arte cotidiano que practicaban, que a menudo nos sorprende por su sofisticación. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y tanto nos sorprenden que a veces no podemos reprimir esa expresión alejada de connotaciones negativas, cuando decimos: ¡qué bárbaro!
      Un saludo, Ana.

      Eliminar
  43. Cayetano siempre me imaginé que este gran guerrero muriera en el campo de batalla, pero resulta que al final murió en su cama y ahogado en su propia sangre ¡¡¡¡ que horror !!!.
    Para un gran guerrero como fue es una muerte indigna.
    Interesante esta entrada Cayetano, siempre es bueno aprender algo nuevo.
    Un saludo
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Paradojas de la vida. Su cama parece ser que tenía más riesgo que el campo de batalla.
      Un saludo, Puri.

      Eliminar
  44. No cabe duda que la Historia es como las tendencias;a veces, se entiende esos procedimientos como cosas normales en cambio a medida que la sociedad cambia:cosas que antes eran normales hoy son censurables.-Los romanos no estaban libres de pecado tampoco, ya que sus métodos a veces no eran muy arcaicos.

    -Lo que es curioso que con la fatalidad no pudo y más siendo un guerrero que la muerte casi era su aliada...

    Un saludo feliz semana ya se nota el calor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, Bertha. Contra la fatalidad nada se puede.
      Saludos.

      Eliminar
  45. Una mala noche... Haces bien en puntualizar que no era tan malo como lo pintan. No es que fuera un educado gentelman, que no, pero ya sabemos que la versión la contaron otros y lo demonizaron en demasía.
    Un saludo, Cayetano!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Según la versión romana solo le faltaban cuernos y rabo.
      Un saludo, Félix.

      Eliminar